Portal Denuncias
El avión presidencial TP-01 "José María Morelos y Pavón" en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM).
Sin categoría

AMLO vende el avión – El Gobierno de Tayikistán compra por 1,658 millones de pesos la aeronave presidencial

El 3 de febrero de 2016 llegó a territorio mexicano el avión José María Morelos y Pavón procedente de Dallas, Texas, para ser instalado en el entonces Hangar Presidencial del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM). Desde ese momento, Andrés Manuel López Obrador expresó su rechazo a la lujosa aeronave. Ya como candidato prometió que de llegar a la presidencia de la república lo vendería, hoy cumplió esa promesa.

Ciudad de México, 20 de abril (SinEmbargo).- El Gobierno de México vendió al de Tayikistán el avión presidencial “José María Morelos y Pavón”, un Boeing 787-8 Dreamliner, que fue adquirido por Felipe Calderón para que fuera usado por Enrique Peña Nieto, por mil 658 millones 684 mil 400 pesos, recursos que destinará a la construcción de dos hospitales, en Tlapa, Guerrero y en Tuxtepec, Oaxaca.

“Estamos en el avión presidencial que desafortunadamente le pusieron el nombre de José María Morelos y Pavón. Imaginen, Morelos que siempre luchó por la igualdad, que decía que se moderara la indigencia y la opulencia. Pero estamos aquí el General Secretario de la Defensa; Ernesto Prieto, del Indep, y Jorge Mendoza, de Banobras. Porque después de mucho tiempo se logró vender este avión. Estamos contentos, estamos como los nuevos ricos, que compran un avión o un yate y son felices sólo el día que lo estrenan y el día que lo venden”, anunció esta tarde noche de jueves el Presidente.

Jorge Mendoza, de Banobras, explicó que la transacción se hizo con la República de Tayikistán, un país asiático y exsoviético, a través de su comité estatal de inversiones y de administración de propiedades. “Ellos están aquí hoy en México y tienen aproximadamente 10 días después de hoy para llevarse el avión a su país. Ya la transacción está cerrada, ya recibimos los recursos en su totalidad, se encuentran en la cuenta del Instituto Para Devolverle al Pueblo lo Robado”.

“Lo más importante es que esta venta va a generar, además de los recursos que recibimos, va a generar ahorros. Primero, se va a realizar un ahorro de 332 millones de pesos de intereses que tenía que pagar el Gobierno a Banobras. Con este monto ya se liquida el arrendamiento. Banobras en su lugar, la totalidad de la recepción de estos recursos se los va a regresar a a la Tesorería de la Federación para que se puedan aplicar a los proyectos en el sector salud”, refirió.

El Boeing 787-8 se adquirió en 2012 por 218.7 millones de dólares (187.6 millones de euros), equivalentes a dos mil 952.4 millones de pesos, con un tipo de cambio de 13.50 pesos por dólar, y fue utilizado durante dos años diez meses para realizar un total de 214 operaciones, desde el 3 de febrero de 2016, específicamente para el transporte del Ejecutivo federal. El avión de 57 metros de longitud cuenta con un menor número de asientos que el de una aerolínea comercial, 80 contra los 274 con los que cuenta el Boeing 787, Además, tiene cabinas especializadas, oficinas y salas privadas, estancias y dormitorios.

López Obrador prometió durante su candidatura presidencial que de llegar a la presidencia de México lo pondría en venta. Y así  sucedió. Luego de llegar a Palacio Nacional, López Obrador mantuvo su promesa, y por diversos medios intentó vender el Boeing 787-8 Dreamliner. La operación se logró y fue anunciada este día.

Por la mañana de este jueves 20 de abril, el Presidente López Obrador afirmó que las negociaciones para venderlo estaban en marcha, y que con el dinero de la compra se harían dos hospitales.

“Lo del avión [presidencial] se está viendo. No puedo decir más, sólo que de obtenerse ese recurso va a destinarse a dos hospitales: uno en Guerrero, en la montaña, y otro en Oaxaca”, adelantó el Jefe del Ejecutivo federal durante su habitual conferencia matutina, en la que también aseguró que “de todas formas, se venda o no se venda, los vamos a hacer, pero sí me gustaría [obtener esos recursos]. Todavía no sé si ya se firmó, pero sí hay esa posibilidad, serían [hospitales] IMSS Bienestar”.

Fue el 3 de diciembre de 2018, a las 11:00 horas, dos días después de que López Obrador asumiera como Presidente de México, cuando el avión presidencial partió de México rumbo al aeropuerto de logística de California, ubicado en el condado de San Bernardino, en Estados Unidos, con el propósito de preservar dicha aeronave mientras se concretaba su eventual venta.

El fabricante, la empresa norteamericana Boeing, identificó dicho lugar como el más adecuado para proveer de servicio y mantenimiento a la aeronaves, misma que fue trasladada y quedó en custodia temporal de la Fuerza Aérea mexicana.

Pero ante la falta de comprador y alto costo de mantenimiento de la aeronave, el TP-01 José María Morelos y Pavón sólo permaneció en San Bernardino 19 meses, situación que el propio mandatario federal dio a conocer durante la conferencia matutina del 14 de enero de 2020.

El 22 de julio de 2020, cuando finalmente el avión presidencial “José María Morelos y Pavón” regresó al país, incluso se anunció que existía un compromiso de compra, situación que no se concretó. La aeronave quedó bajo custodia de la Fuerza Aérea Mexicana en el Aeropuerto Internacional de Ciudad de México (AICM), en el espacio que sirvió por años de hangar presidencial.

Más de un año después, sin que se encontrara comprador, y ya estando en territorio mexicano, el Presidente López Obrador anunció un sorteo para deshacerse del aparato, el cual se llevó a cabo en septiembre de ese mismo año, pero que en realidad se trato de una rifa simbólica, ya que sólo se sorteó el valor de la aeronave.

En dicho sorteo, que se realizó el 15 de septiembre de 2020, con motivo de la Independencia de México,  sólo se vendieron 4.6 millones de los 6 millones que se ofertaron, según informó la Lotería Nacional (Lotenal), lo que también implicó un gastó 121 millones de pesos para la administración de López Obrador.

Luego de la rifa, que el Presidente López Obrador calificó de exitosa, el 17 aseguró que había una propuesta para la compra de la aeronave llamada “José María Morelos y Pavón”, que, detalló, se llevaría a cabo en dos partes, según anunció en su habitual conferencia matutina.

“Decir que fue un éxito, que el avión, lo dije hace unos días, nos va a dar más de cuatro mil millones de pesos y todo ese dinero es para la compra de equipo en hospitales públicos. Y todos esos equipos que se van a comprar, tomógrafos, equipos de rayas ‘x’, ambulancias, todos van a llevar una plaquita haciendo referencia a la rifa del avión presidencial y el año como parte del inventario”, dijo.

“Primero vamos con dos mil que ya se tienen. Y ahora sí ya puedo decir que hay un compromiso de compra del avión que nos va a dar otra cantidad. Antes no lo dije porque iba a haber mucha confusión. Afortunadamente ya existe una propuesta de adquisición. Se está esperando un nuevo avalúo y es muy probable que ya también se venda el avión”, reveló.

No obstante, pese a todas estas estrategias y al presunto interés de compradores, el avión seguía sin poder venderse, aunque que se manejó que existía un comprador formal, lo que motivó que durante el año 2020 y el año 2021 se suspendieron los depósitos anuales, alrededor de 430 millones de pesos, por lo que el Gobierno de México tuvo que seguir pagando el arrendamiento de la aeronave.

Por esta razón, en el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación (PPEF) 2022, solicitó 331.4 millones de pesos, para dicho propósito, de acuerdo con el documento presentado en septiembre de 2021, por el Secretario de Hacienda, Rogelio Ramírez de la O.

El avión presidencial. Foto: Cuartoscuro.

En este, se detalló que el presupuesto era para un avión para transporte presidencial y que tiene un contrato de renta por 15 años. En el mismo se recalcó que el Gobierno ya ha pagado tres mil 239 millones de pesos, distribuidos en ocho anualidades, del total del precio del avión presidencial TP-01.

Debido a que el arrendamiento es a 15 años, el cual comenzó en 2012 y duraría hasta 2027, se consideran pagos anuales promedio de 45 millones de pesos en operación y mantenimiento, más pagos anuales de arrendamiento entre 4.6 y 451.4 millones de pesos.

El 28 de marzo de 2022, el mandatario federal anunció que el avión presidencial “José María Morelos y Pavón” iría en el Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA), inaugurado 21 de marzo de ese mismo año, y que quedaría a cargo de la empresa Olmeca-Maya-Mexica, operada por la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), con el objetivo de que pueda ser rentado a particulares.

El mandatario explicó que el avión presidencial podría ser rentado por cualquier persona. “Si alguien quiere porque se va a casar, ya lo pensó bien, y se va a casar y quiere llevar a sus familiares y sus amigos –claro que tienen que ser viajes largos– a Cancún mientras está el aeropuerto de Tulum. Si se quieren casar allá o XV años, cumpleaños o una empresa que quiere darle un reconocimiento a sus trabajadores por su buen desempeño, lo renta para Cancún o a Los Cabos”, dijo.

“No se ha podido vender porque lo hicieron muy extravagante y está hecho a la medida, es decir, lo hicieron como lo solicitaron”, agregó. Asimismo, señaló que darle otro uso, reconvertirlo o volverlo avión comercial de 240 lugares ya no es posible, pues actualmente sólo tiene 80 “de lujo, de gran turismo y de primera”.

“Tiene como 10 lugares que son exclusivos. Entonces reconvertirlo o volverlo avión comercial de 240 lugares ya no es posible. Costaría muchísimo, inclusive hasta técnicamente sería complicado por el material que tiene. Por eso ha costado tanto venderlo. No se ha podido y tampoco queremos rematarlo. Se tiene que vender a precio de avalúo y no han querido comprarlo”, afirmó el Presidente.

La aeronave también cuenta con un baño.
La aeronave también cuenta con un baño. Foto: Gobierno de México
Una de las habitaciones del Avión Presidencial. Foto: Twitter, @SHCP_mx

A lo largo del proceso de venta del avión presidencial se ha contado con el acompañamiento de la Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (UNOPS, por sus siglas en inglés), pero dado las características con las que cuenta la aeronave había sido complicado que se interesen por el mismo. Eso cambió hoy.

El pasado 13 de febrero, el Presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que le ofreció el avión presidencial a su homólogo estadounidense, Joe Biden, a cambio de helicópteros y aviones de carga para combatir incendios, oferta que, detalló, le hizo al mandatario norteamericano durante la X Cumbre de Líderes de América del Norte, realizada en la Ciudad de México, el pasado mes de enero. Antes había hecho lo mismo con Donald Trump.

“Ese avión [presidencial] no lo tiene ni [Barak] Obama, que por cierto no lo hemos podido vender porque es tan lujoso. Ahora que vino el Presidente [Joe] Biden le pedí que nos ayudara. Aprovecho para recordarle que le mandábamos el avión, pero nos mandara aviones de carga, helicópteros para apagar incendios”, expuso durante su habitual conferencia matutina.

Este jueves, luego de más de cuatro años, se concretó la venta.

Enlace a la fuente

Notas relacionadas

EU despliega submarino adicional en el Golfo Pérsico en medio de tensiones con Irán

Portal Denuncias

Ola verde, la otra lucha – Colectivas van por amparos en estados para que se practiquen abortos en IMSS e ISSSTE

Portal Denuncias

Texas recomienda posponer o cancelar viajes a México en este momento ante violencia

Portal Denuncias