Portal Denuncias
Sin categoría

De la diversión al horror – “México, allá vamos”: Los amigos gozaron su viaje hasta la frontera. Ahí, todo cambió

Los cuatro estadounidenses secuestrados en Matamoros alquilaron una van blanca en Carolina del Sur y se lanzaron a la travesía de casi 22 horas, grabando videos tontos y manejando sin parar hasta Brownsville, en el extremo sur de Texas. Una quería una cirugía estética después de tener seis hijos. Otra festejaba su cumpleaños número 34.

Por Julie Watson, James Pollard y Alfredo Peña 

San Diego, 11 de marzo (AP).– Se suponía que sería un viaje divertido a México de cuatro estadounidenses, amigos desde la infancia: una aventura postpandemia, pero poco después de cruzar la frontera comenzó el horror, y dos de ellos no volverían a casa.

Una quería una cirugía estética después de tener seis hijos. Otra festejaba su cumpleaños número 34.

Alquilaron una van blanca en Carolina del Sur y se lanzaron a la travesía de casi 22 horas, grabando videos tontos y manejando sin parar hasta Brownsville, en el extremo sur de Texas.

“Buenos días, Estados Unidos”, dijo Eric Williams a la cámara en la madrugada después de viajar toda la noche. “México, allá vamos”.

Un miembro de las fuerzas de seguridad de México permanece cerca del monovolumen blanco con placas de Carolina del Norte y con varios agujeros de bala, en el lugar en el que hombres armados secuestraron a cuatro ciudadanos de Estados Unidos que cruzaron a México desde Texas el viernes 3 de marzo de 2023. Foto: AP.

Pero apenas llegaron a México, comenzó el horror. Dos miembros del grupo no regresarían a casa, víctimas del sanguinario cártel del Golfo, una pandilla de narcos vinculada con asesinatos y secuestros en la violenta ciudad fronteriza de Matamoros, una localidad de medio millón de habitantes que desde hace tiempo es un baluarte del cártel.

Difícilmente podrían haber elegido una peor ciudad fronteriza mexicana que Matamoros para vivir lo que se suponía que sería una aventura divertida.

Todo comenzó cuando Latavia McGee reservó un turno para cirugía estética con un médico al que había consultado antes, en 2001. La publicidad del doctor Roberto Chávez Medina en Facebook y TikTok atrae a muchas mujeres estadounidenses.

Es una historia frecuente, de gente que sale de Estados Unidos en busca de tratamiento médico, que en México cuesta hasta el 50% menos que en su vecino del norte.

McGee tenía su turno a pocos días del cumpleaños de Shaeed Woodard. Zindell Brown y Cheryl Orange completaban el grupo de cinco. Casi todos habían crecido juntos en Lake City, Carolina del Sur, una localidad de menos de 6 mil habitantes.

En el lado estadounidense de la frontera, alquilaron cuartos en un Motel 6 junto a la autopista que pasa por Brownsville, un pueblo donde los loros graznan en las palmeras.

Una fuerte movilización de elementos del ejército mexicano se registró en el Rancho Tecolote, lugar donde fueron localizados los cuatro estadounidenses. Foto: Cuartoscuro.

El viernes por la madrugada se dirigieron al puente internacional con la intención de ir al médico directamente del otro lado. Orange se quedó en el motel en Brownsville porque se había olvidado de traer el documento de identidad necesario para cruzar la frontera.

“Fueron a dejarla y debían regresar en 15 minutos”, dijo Orange. Pero la clínica se había mudado a otro lugar, a varias cuadras de distancia. No está claro qué sucedió a continuación. Tal vez se perdieron. El Departamento de Estado estadounidense recomienda no viajar al estado mexicano de Tamaulipas debido a los crímenes violentos y secuestros, pero tal vez los amigos no lo sabían. La madre de Williams dijo que su hijo jamás había salido del país.

Pasaban las horas y, del lado estadounidense, Orange fue a la policía de Brownsville, temerosa de que hubiera sucedido algo malo.
La realidad confirmaría sus peores temores.

A pocos kilómetros (millas) de la frontera, alrededor del mediodía, un vehículo chocó contra la camioneta van del grupo. Varios hombres con chalecos antibalas y fusiles de asalto arribaron en otro vehículo y los rodearon, según informes de la policía mexicana.

Brown y Woodard, alcanzados por las balas, aparentemente murieron al instante. Williams recibió una herida en la pierna. En videos en redes sociales se ve a hombres que obligan a McGee a subir una camioneta, luego regresan para arrastrar a Williams, herido, y los cadáveres de sus amigas a la camioneta. Mientras tanto, las personas en los autos detenidos mantenían un silencio total. Un testigo dijo que trataban de no llamar la atención de los pistoleros.

Una ambulancia de la Cruz Roja Mexicana transporta a dos estadounidenses encontrados con vida después de su secuestro en México la semana pasada, en Ejido Longoreño, en las afueras de Matamoros, México, el martes 7 de marzo de 2023. Foto: AP.

La camioneta de los agresores se alejó. Una mujer mexicana herida por una bala perdida, Areli Pablo Servando, de 33 años, murió tendida en la calle.

Las autoridades mexicanas hallaron en el lugar las credenciales del seguro social y tarjetas de crédito del grupo de amigos dentro de la van, que mostraba un balazo en la ventanilla del conductor. El consulado estadounidense, a pocas cuadras, advirtió a sus empleados que evitaran la zona debido a un tiroteo fatal en el centro.

El médico en la clínica dijo más tarde a los investigadores que le pareció extraño que no llegara su paciente para la cirugía, que puede costar hasta 3 mil dólares, pero que su consultorio sólo se había comunicado con ella por vía electrónica. La clínica estaba a unos cuatro minutos en auto del lugar del choque.

Para los sobrevivientes, el incidente vial sería el inicio de los días más aterradores de sus vidas.

Los miembros del cártel los llevaron de un lugar a otro por la ciudad y se detuvieron en una clínica médica.

Un médico dijo a los investigadores que dos hombres con fusiles de asalto irrumpieron por una puerta trasera y amenazaron con matarlos si no trataban a una persona herida. Los pandilleros y sus rehenes permanecieron durante tres horas en la clínica y partieron, según documentos de la investigación a los que tuvo acceso The Associated Press.

En el motel al otro lado de la frontera, Orange estaba preocupada, absolutamente ignorante de lo que había sucedido. El sábado por la mañana habló con un policía de Brownsville. Una hora después, la policía local entregó el caso al FBI.

El domingo, el FBI denunció las desapariciones y ofreció 50.000 dólares por la liberación de los rehenes y el arresto de los secuestradores. El embajador estadounidense Ken Salazar dijo que las autoridades estadounidenses pidieron directamente al presidente Andrés Manuel López que les ayudara a localizar a los desaparecidos.

En Estados Unidos, familiares y amigos vieron el video de su horrorosa captura y sólo podían esperar y rezar. La espera y el silencio se volvieron insoportables.

“Sólo quiero que vuelvan a casa”, manifestó el lunes por la noche Zalandria Brown, la hermana mayor de Zindell. “Vivos o muertos, tráiganlos a casa”.

Una mujer estadounidense, secuestrada en México la semana pasada, se sienta dentro de una ambulancia después de que la encontraron con vida en el Ejido Longoreño, en las afueras de Matamoros, México, el martes 7 de marzo de 2023. (AP Foto)

Jerry Wallace, un primo de Williams, no podía dormir ni comer. “No hay nada peor que esperar a escuchar algo y no escuchar nada”, explicó Wallace.

Al día siguiente, tras la angustia de no saber nada, le siguió el dolor de la noticia. Un denunciante anónimo dijo que había visto hombres armados y personas con los ojos vendados en una choza de paredes anaranjadas y techo de metal corrugado en una pequeña población rural llamada Ejido Tecolote, en las afueras de Matamoros. Una camioneta blanca coincidía con la que se había llevado a los estadounidenses el 3 de marzo, según los documentos mexicanos.

La choza estaba cerca de playa Bagdad, una franja de arena remota donde el fronterizo río Bravo desemboca en el Golfo de México y que es conocida desde la Guerra Civil estadounidense como punto de entrega de contrabando que va al norte.

Tras la denuncia, las autoridades mexicanas recorrían caminos de tierra, cuando escucharon un grito de “¡Help!” (¡Socorro!). Así llegaron a la choza donde encontraron a McGee y Williams vendados. Junto a ellos estaban los cadáveres de sus amigos, envueltos en mantas y bolsas de plástico, según los documentos mexicanos.

Un hombre de 24 años con chaleco antibalas que los vigilaba salió corriendo, pero lo detuvieron rápidamente.

Los dos estadounidenses fueron transportados de inmediato a un hospital en Brownsville.

Robert Williams, el hermano de Eric, dijo que no veía la hora de decirle “lo feliz que estoy de que sobreviviera y que lo amo”. Su hijo de 11 años estaba jubiloso.

El jueves, cuando transportaban los cuerpos a Estados Unidos en coches fúnebres, se alzó un clamor para que se tomaran medidas contra el cártel del Golfo hasta aplastarlo. La fracción Escorpiones del cártel ofreció disculpas y dijo que había entregado a cinco de sus miembros responsables del secuestro de estadounidenses inocentes. La AP obtuvo la carta por intermedio de un funcionario de seguridad de Tamaulipas.

El padre de Woodward dijo que “desde hace una semana trato de encontrarle sentido. Inquieto, no podía dormir, no podía comer. Es una locura ver que te quiten a tu hijo de esa manera, de una manera tan violenta”, declaró a la prensa. “No lo merecía”.

Dos ambulancias del Servicio de Emergencias Médicas del Departamento de Bomberos de Brownsville, Texas, con dos ciudadanos estadounidenses sobrevivientes de un ataque en Matamoros, México, llegan el martes 7 de marzo de 2023 al Centro Médico Regional del Valle en Brownsville. Foto: AP.

Orange dijo en un mensaje de voz a un periodista de la AP que ella y sus amigos que sobrevivieron todavía no están preparados para hablar sobre su malhadado viaje.

“Solo queremos empezar a recuperarnos”, declaró.

–Watson reportó desde San Diego y Peña desde Ciudad Victoria. Pollard es miembro de la Associated Press/Report for America Statehouse News Initiative. Report for America es un servicio nacional sin fines de lucro que coloca a periodistas en redacciones locales para informar sobre asuntos que reciben poca cobertura.

Enlace a la fuente

Notas relacionadas

La tragedia anunciada – EU presionó a México por la migración y saturó sus estaciones, un caldo de abusos

Portal Denuncias

Sheinbaum llama a la unidad en reunión plenaria de Morena; pide mantener apoyo a AMLO

Portal Denuncias

No habrá impunidad en caso Ayotzinapa, garantiza AMLO: “todos serán juzgados”, afirma

Portal Denuncias