Portal Denuncias
Sin categoría

El policía ciego de García Luna

 

Felipe Calderón lo llama “El Sopas” y, luego de haber sido su escolta en la campaña presidencial, le encomendó vigilar a Genaro García Luna, ante cuyas complicidades con el narcotráfico acreditadas en Estados Unidos fue ciego, mudo y manco. Y ahora Edgardo Flores Campbell se presenta como una eminencia contra el crimen en el Gobierno de Morena de Tijuana.

La inacción de Flores Campbell, cuyo apodo de “El Sopas” le viene de la asociación de su apellido materno con la marca de ese alimento, puede deberse a que fue él quien presentó a García Luna con Calderón, en el periodo de transición, cuando era director de la Agencia Federal de Investigación de la extinta Procuraduría General de la República con Vicente Fox.

“El Sopas” conoció a García Luna cuando él fue director de Seguridad Pública del delegado panista de Miguel Hidalgo entre 2000 y 2003, Arne Aus den Ruthen Hagg, y luego desempeñó el mismo cargo en el municipio de Tlalnepantla, Estado de México, con el también panista Ulises Ramírez Núñez, quien fue coordinador de asesores de Juan Camilo Mouriño como Secretario de Gobernación y enlace de Calderón con Enrique Peña Nieto.

Ahora que Flores Campbell ha sido nombrado presidente del Comité Ciudadano de Seguridad Pública de Tijuana, cuya Alcaldesa es la morenista Montserrat Caballero Ramírez, es importante recordar el papel que tuvo en el desempeño de García Luna, a quien debía vigilar para prevenir y castigar sus relaciones criminales que Estados Unidos sí acreditó.

Fue nombrado formalmente como el titular del Órgano Interno de Control (OIC) de la Secretaría de la Función Pública por Germán Martínez Cázares, quien lo hizo responsable de prevenir, detectar y abatir los actos de corrupción, así como promover la transparencia y el apego a la legalidad de los funcionarios policiacos, en la dependencia encabezada por García Luna.

Pero Flores Campbell, quien solía vestirse de Policía Federal, jamás vio y dijo nada en el lapso que fue el auditor de la SSP de García Luna, entre febrero de 2007 y agosto de 2010, pese a que, en 2008, se presentaron ante él numerosas denuncias sobre corrupción, como la que publiqué sobre el reclutamiento de personas con antecedentes penales en la Policía Federal.

Pese a las numerosas denuncias presentadas sobre la corrupción en el entorno de García Luna, muchas de ellas sustentadas en documentos oficiales y en testimonios de mandos medios, Flores Campbell nunca hizo nada para investigarlas y sancionarlas. 

En 2008, era sabido dentro del Gobierno de Calderón que, como se recordó en el juicio en su contra en Estados Unidos, García Luna trabajaba para el Cártel de Sinaloa y también para los Beltrán Leyva, que a inicios de ese año lo secuestraron en Morelos para hacerle cumplir sus compromisos.

Flores Campbell tampoco vio nada extraño en la relación de García Luna con capos de la droga, cuando se desempeñó como director general de Contrainteligencia del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Clisen), entre septiembre de 2010 y junio de 2012, también en el Gobierno de Calderón.

Este personaje se ufanaba de haber descubierto y desactivado un plan contra el Papa Benedicto XVI en su visita a México, en marzo de 2012, pero jamás vio nada extraño en la relación de García Luna, de cuya amistad se ufanaba, y sus lugartenientes en la Secretaría de Seguridad Pública federal. 

Quizá por eso Flores Campbell omite, en su perfil de la red social Linkedin, que fue el titular del OIC de la SSP responsable de vigilar a García Luna, encontrado culpable en Estados Unidos de narcotráfico y cuya sentencia está pendiente, con cuyas credenciales pretendió ser el fiscal anticorrupción del país, en 2016.

Por fortuna, el policía ciego de García Luna y de Calderón no llegó a ese cargo y ahora se mudó a Tijuana, Baja California, dejando atrás la mansión que construyó en Bosques de las Lomas, una de las zonas más caras de la Ciudad de México, valuada en al menos 20 millones de pesos.

Por cierto, el secretario particular de Calderón cuando Flores Campbell fue su escolta en la campaña presidencial de 2006 era Carlos Torres Torres, exdirigente juvenil y exdiputado federal del PAN. ¿Y eso qué? Bueno, es el esposo de la Gobernadora Marina del Pilar Ávila, de Morena…

Álvaro Delgado Gómez

Álvaro Delgado Gómez es periodista, nacido en Lagos de Moreno, Jalisco, en 1966. Empezó en 1986 como reportero y ha pasado por las redacciones de El Financiero, El Nacional y El Universal. En noviembre de 1994 ingresó como reportero al semanario Proceso, en el que fue jefe de Información Política y especializado en la cobertura de asuntos políticos. Ha escrito varios libros, entre los que destacan El Yunque, la ultraderecha en el poder (Plaza y Janés); El Ejército de Dios (Plaza y Janés) y El engaño. Prédica y práctica del PAN (Grijalbo). El amasiato. El pacto secreto Peña-Calderón y otras traiciones panistas (Editorial Proceso) es su más reciente libro.

Enlace a la fuente

Notas relacionadas

Tramo 3 del Tren Maya ya tiene 100% de rieles: Fonatur; van 72 de 159 km terminados

Portal Denuncias

La incongruencia del Gobierno de Chihuahua

Portal Denuncias

“Checo” Pérez obtiene la pole y saldrá primero en el GP de Miami; Verstappen se hunde

Portal Denuncias