Portal Denuncias
Sin categoría

Mi sociedad civil no es la tuya

“Desde algunas voces opositoras a cuanto se proponga por el Gobierno del Presidente López Obrador o en la CdMx por la Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, hay una convocatoria a “la sociedad civil” a sabiendas de que la mayoría de la misma respalda a AMLO”. Foto: Margarito Pérez Retana, Cuartoscuro.

La sociedad civil no le pertenece a quienes respaldan el discurso discrepante de los consejeros salientes del INE y tampoco a quienes se oponen al Gobierno del Presidente Andrés Manuel López Obrador.

En la disputa por el poder nacional, los seguidores de Claudio X. González y de otros personajes semejantes, tienen el legítimo derecho a manifestarse y tendrían también la oportunidad de reflexionar autocríticamente sobre atribuirse el monopolio de “la sociedad civil” y “la ciudadanía”. Ambos vocablos están referidos a realidades y espacios simbólico-políticos donde ese segmento de la sociedad ocupa, según todos los datos disponibles, el 30 por ciento de las voces, salvo demostración en contrario.

Dejarán pasar esa oportunidad. Por estas razones: reconocer que AMLO tiene apoyo de sociedad civil, ciudadanía y por supuesto militantes de Morena descompone hasta desmantelar la narrativa de que ellos y los otros partidos de oposición además del PRI y el PAN, son representativos de “la” sociedad civil.

Hace 200 años, Hegel ya lo planteaba: la sociedad civil es un espacio donde participan todos los sectores sociales, ciudadanos, empresarios, y entre ellos habrá opiniones diversas; son especialmente relevantes aquellas que evidencian la ruptura definitiva entre la virtud y la política demostrada por las revoluciones inglesa, francesa y estadounidenses de los siglos XVII y XVIII.

El rey no es el dueño de la virtud. En consecuencia, una parte ampliamente complementaria y/o privilegiada —la sociedad— es la fuente probable de recuperación de la virtud. El problema radica en el proceso en el cual quien representa el poder, primero, ya no es un monarca y, segundo, tiene legitimidad y apoyo popular actuante y contundente, como es el caso del Presidente López Obrador.

La propuesta del expresidente de Felipe Calderón —que parte de un diagnóstico central: la “ausencia de una oposición respetable, vigorosa, creíble y con liderazgo”— tiene sentido, pero al mismo tiempo es debatible. Y por lo visto no le encanta a los partidos políticos, el más relevante de los cuales siendo opositor como el PAN, tiene una escisión entre quienes apoyan al panismo de la CdMx y aquellos que representaron lo mejor de éste en el poder de una generación previa.

Desde algunas voces opositoras a cuanto se proponga por el Gobierno del Presidente López Obrador o en la CdMx por la Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, hay una convocatoria a “la sociedad civil” a sabiendas de que la mayoría de la misma respalda a AMLO.

La separación ya no solamente es en entre virtud y política, como Hegel sugería en 1821, sino entre verdad y retórica en este 2023.

Salvador Guerrero Chiprés

Salvador Guerrero Chiprés es presidente del Consejo Ciudadano para la Seguridad y Justicia de la Ciudad de México. Es doctor en Teoría Política por la Universidad de Essex, Inglaterra; maestro en Comunicación por la Universidad Iberoamericana y licenciado en Derecho y en Comunicación por la UNAM. Fue asesor de la Secretaría de Seguridad Pública del entonces Distrito Federal y de la Comisión Nacional de Seguridad, y Comisionado Ciudadano de Transparencia en el InfoDF.

Enlace a la fuente

Notas relacionadas

La derecha enloqueció – SinEmbargo MX

Portal Denuncias

Diputados aprueban inclusión de la “sextorsión” en Ley Olimpia como violencia digital

Portal Denuncias

VIDEO: “En el 2023 se generará polarización por campañas anticipadas”, prevé Monreal

Portal Denuncias