Portal Denuncias
Sin categoría

STPS resuelve queja bajo T-MEC en QRO; revisa fraude de gremio de CTM en Goodyear SLP

Las autoridades mexicanas revelaron que un sindicato proempresarial robó una urna durante una votación sobre un contrato en otra planta: una fábrica de neumáticos Goodyear ubicada en el estado de San Luis Potosí.

Por Mark Stevenson

CIUDAD DE MÉXICO (AP) — Un sindicato independiente ganó el derecho a representar a trabajadores de una fábrica de una empresa estadounidense de autopartes ubicada en la región central de México después de que autoridades federales de Estados Unidos emplearon un arma especial — aranceles — en contra de los sindicatos proempresariales en México que han mantenido los salarios bajos durante años.

Pero los abusos continúan. Las autoridades mexicanas revelaron que un sindicato proempresarial robó una urna durante una votación sobre un contrato en otra planta: una fábrica de neumáticos Goodyear ubicada en el estado de San Luis Potosí.

Las revelaciones muestran lo complicado que será ponerle fin al dominio de los sindicatos de la vieja guardia en México, los cuales firman contratos de protección a espaldas de los trabajadores y luego rara vez se presentan al trabajo.

Eduardo Castillo, secretario general del Sindicato de la Transformación en la planta de autopartes Unique Fabricating, ubicada en el estado de Querétaro, dijo que la compañía había intentado retener a su antigua unión de trabajadores, de la que los empleados apenas conocían su existencia. La compañía con sede en Michigan no respondió de momento un email enviado en busca de comentarios sobre la disputa.

Castillo aseguró que la compañía evitó que los integrantes del nuevo sindicato ingresaran a la fábrica para hablar con los empleados, y acosó o despidió a quienes simpatizaban con el sindicato. Consternado y sin respuesta de los tribunales laborales mexicanos, el sindicato interpuso una denuncia en virtud del tratado de libre comercio entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), el cual incluye una cláusula que requiere que los países integrantes apliquen sus leyes laborales.

“La verdad es que para nosotros era algo nuevo, únicamente lo habíamos visto en noticias”, declaró Castillo. “No existe un manual, no existe un machote, no existe absolutamente mucha información”.

Después de la denuncia, México implementó medidas especiales para garantizar una votación equitativa y justa, y el 14 de abril se eligió en una votación secreta al nuevo sindicato para representar a los trabajadores.

Somos creyentes “de que este es un buen mecanismo, es un buen recurso que las organizaciones sindicales podemos presentar en contra de sindicatos blancos, sindicatos de protección”, añadió Castillo.

Según el T-MEC, Washington puede hacer mucho más que simplemente presionar a México para que aplique sus leyes.

La Oficina del Representante Comercial de Estados Unidos indicó que suspendió temporalmente los beneficios arancelarios de la compañía como lo estipula el T-MEC hasta que se resolviera el asunto. La agencia señaló que se restaurarían dichos beneficios, y que el procedimiento ha sido utilizado en otras denuncias.

La oficina informó que es la octava ocasión en que una denuncia laboral estadounidense por prácticas sindicales en México ha arrojado resultados. El representante federal Dan Kildee dijo en un comunicado que “cuando aplicamos nuestros acuerdos comerciales existentes, podemos garantizar que los trabajadores de Michigan y de Estados Unidos estén en igualdad de condiciones”.

La Secretaría del Trabajo y Previsión Social de México señaló en un comunicado que “como parte de la investigación interna realizada por la STPS respecto a posibles actos de discriminación antisindical e injerencia patronal por parte de la empresa”, se llevaron a cabo votaciones y se eligió a un nuevo sindicato para representar a los trabajadores de la planta.

Pero los trabajadores mexicanos enfrentan una batalla cuesta arriba para desterrar a los sindicatos de la vieja guardia que alguna vez gozaron de la protección del gobierno. A menudo están protegidos por las compañías, y cuando pierden una votación — incluso después de presionar a los miembros del sindicato — a menudo simplemente roban las urnas para cambiar los resultados.

La STPS señaló el lunes que un fraude de ese tipo ocurrió el domingo durante una votación sobre un contrato que organizó un sindicato de la vieja guardia afiliado a la Confederación de Trabajadores de México, la cual operó durante décadas como una facción del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

La Secretaría señaló que testigos y cámaras de video captaron el momento en que el sindicato robó la urna que usaron para votar los 1.130 empleados de la planta de Goodyear en San Luis Potosí.

“Se evidencia que, al concluir la jornada electoral, integrantes de dicho sindicato, en posible colusión con personal de vigilancia de la empresa, sustrajeron la urna utilizada en la primera jornada de votación”, declaró la dependencia en un comunicado.

La STPS prometió realizar nuevas elecciones bajo “excepcionales” medidas de seguridad “sin intervención alguna del sindicato titular, y con la participación de observadores nacionales e internacionales que brinden certeza y transparencia a la nueva elección”.

Enlace a la fuente

Notas relacionadas

Anatomía de una caída, de Justine Triet, conquista la Palma de Oro en Cannes

Portal Denuncias

Verstappen domina la última práctica del GP de Mónaco; Checo Pérez termina en segundo

Portal Denuncias

VIDEO: Así fue el gol de Carlos Acevedo que logró empate 3-3 de Santos ante Querétaro

Portal Denuncias