Portal Denuncias
Sin categoría

Una hermana identificó a “El Chueco” pero falta la prueba de ADN, dice el Presidente

Ante la espera de que se confirme la identidad, los jesuitas manifestaron que, aún tratándose del cuerpo de José Noriel Portillo, su muerte no debe ser confundida como obtención de justicia ni como el combate a la violencia que se vive día a día en la sierra Tarahumara, sino “un fracaso” del Gobierno de México.

Ciudad de México, 23 de marzo (SinEmbargo).– El Presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró esta mañana que familiares identificaron el cuerpo de José Noriel Portillo, “El Chueco”, presunto responsable del asesinato de dos sacerdotes jesuitas y un turista en la comunidad de Cerocahui, Chihuahua, pero aún falta el examen de ADN para confirmar sin dudas que fue asesinado en la misma zona hace un par de días.

“Ayer, les informo, familiares –las hermanas de José Noriega Portillo– lo identificaron. Sin embargo falta todavía que se entregue el análisis [de ADN] que se hizo. Ellas colaboraron en ese propósito, una de ellas lo identificó, que era su hermana”, dijo el Presidente en su conferencia matutina de este jueves.

“Yo creo que hoy mismo se informa, dijeron [las autoridades] que de 24 a 48 horas”, añadió.

El cuerpo hallado en la zona Choix sería el del asesino de los sacerdotes jesuitas. Foto: Noroeste

Un hombre que fue encontrado asesinado en la zona de Choix se presume que podría ser “El Chueco”. Junto al cadáver, que “tiene un balazo en la cabeza”, según la Fiscalía local, hallaron 16 cartuchos percutidos, pero será hasta tener las pruebas de ADN que se confirme su identidad y “no deje lugar a dudas”.

Ya el Fiscal de Chihuahua, César Jáuregui Moreno, había informado la tarde del miércoles en conferencia de prensa que el personal de la dependencia de Choix estaba por aterrizar para proceder a la identificación de “El Chueco”, ya que se requieren pruebas científicas que puedan aportar a las referencias obtenidas por Diana Carolina Portilla, hermana del líder criminal que fue encontrado 24 horas después de que haber muerto.

Un hombre que fue encontrado asesinado en la zona de Choix se presume que podría ser José Noriel Portillo, “El Chueco”, a quien atribuyen la responsabilidad del asesinato de dos sacerdotes jesuitas y un turista en la comunidad de Cerocahui, en junio del año pasado.

Junto al cadáver, que “tiene un balazo en la cabeza”, hallaron 16 cartuchos percutidos, pero será hasta tener las pruebas de ADN que se confirme su identidad y “no deje lugar a dudas”.

La Compañía de Jesús, ante la espera de que se confirme la identidad, manifestó que, aún tratándose del cuerpo de José Noriel Portillo, su muerte no debe ser confundida como obtención de justicia ni como el combate a la violencia que se vive día a día en la sierra Tarahumara, sino “un fracaso” del Gobierno de México.

“Si se verifica que se trata de la persona implicada en el homicidio de los padres jesuitas, su aparición sin vida de ninguna manera puede considerarse como un triunfo de la justicia ni como una solución al problema estructural de violencia en la sierra Tarahumara. Por el contrario, la ausencia de un proceso legal conforme a derecho con relación a los homicidios implicaría un fracaso del Estado mexicano frente a sus deberes básicos y confirmaría que en la región las autoridades no detentan el control territorial”, aseguró la Compañía de Jesús en un comunicado.

“Este desenlace, de confirmarse, no es el que esperábamos ni es por el que trabajamos”, agregó en su mensaje, en el que también lamentaron el fallecimiento de la persona que fue hallada este miércoles por las autoridades de Sinaloa, de la misma forma en la que condenan cada uno de los homicidios que ocurren todos los días en el país.

Los sacerdotes jesuitas, Javier Campos Morales y Joaquín César Mora Salazar, de 79 y 80 años, respectivamente, fueron asesinados por Portillo Gil, el lunes 20 de junio de 2022, cuando los religiosos intentaron proteger al guía turístico Pedro Palma Gutiérrez, quien huía de un intento de secuestro por parte del presunto criminal.

Según los testimonios e investigaciones de las autoridades, el guía de turistas se refugió en la parroquia de San Francisco Javier, donde “El Chueco” ingresó violentamente, para después asesinar a los sacerdotes jesuitas y a Palma Gutiérrez.

Todo comenzó tras una serie de partidos de béisbol, los cuales fueron ganados por los Venados de Cerocahui contra los Cachorros de Urequi, equipo que supuestamente patrocinaba “El Chueco”, en las semifinales de la liga municipal de béisbol José Nuñez, “El Cheche”.

–Con información de Noroeste.

Enlace a la fuente

Notas relacionadas

SCJN tumba Ley que quitó a radio y TV obligación de distinguir información de opinión

Portal Denuncias

Buró de Crédito denuncia robo de datos de sus clientes; se vendían en redes sociales

Portal Denuncias

Ya está por concluir el acuerdo para la compra de Mexicana de Aviación, asegura AMLO

Portal Denuncias