Portal Denuncias
Sin categoría

El Peor de los Mundos

 

El peor de los mundos es aquel en que la humanidad ha dejado de tener la capacidad de responder a los grandes desafíos que enfrenta. Conociendo las causas no puede actuar para evitar que esos desafíos sean mayores, es decir, no puede evitar que los problemas se agudicen. Y esto lo podemos observar desde el cambio climático hasta el estado de salud de la población, desde la creciente concentración de la riqueza y el aumento de las desigualdades hasta el uso de la inteligencia artificial para aumentar el control sobre los individuos. Hay poderes superiores a aquellos que se eligen en las urnas, se trata de los grandes poderes económicos, de las grandes corporaciones.

La democracia representativa, sin adjetivos, no existe en la práctica. En primer lugar, no puede haber elecciones reales si él que elige no tiene la información suficiente para realizar esa elección. Y la información suele ser manipulada por los mismos poderes que secuestran la política y evitan que se actúe para enfrentar los grandes problemas en los que estamos sumergidos.

El documental que se estrena esta semana, “El Peor de los Mundos”, en YouTube, de acceso gratuito, da una muestra de cómo en México se capturó parte esencial de la política de salud pública por un grupo de corporaciones a través de una institución creada por ellas mismas. Se trata de la Fundación Mexicana para la Salud, FUNSALUD. No se trató de un plan maquiavélico, se trata de una práctica común, “naturalizada”, ideológica, de lo que en inglés llaman el playbook de las corporaciones para capturar la política, evitar que ella actué contra sus intereses, y que, incluso, les beneficié.

FUNSALUD fue creada en 1985, justo durante el auge pleno del neoliberalismo, a la mitad del Gobierno de Reagan (1981-89) y de Margaret Thatcher (1979-1990). Esta ideología dominó las políticas de gran parte de las naciones sometidas ya a los ajustes estructurales de los organismos financieros internacionales que coincidían en presionar a la desregulación de la economía, el adelgazamiento del Estado, el recorte de los programas sociales (salud, educación, subsidios a los pequeños agricultores, etc.) y la privatización de estos servicios, entregándolos a las corporaciones.

La dimensión del proyecto de FUNSALUD puede estimarse al considerar que esta fundación ha sido financiada por bancos, agencias de seguros, cadenas hospitalarias, farmacéuticas, por un lado, y por otro, las grandes corporaciones de alimentos y bebidas ultraprocesadas, por empresarios que estuvieron ligados fuertemente a la industria del tabaco y del alcohol. De hecho, llama la atención de que el estudio desarrollado en FUNSALUD titulado “Economía y Salud”, que sería la base para el desarrollo del Seguro Popular, recibiera financiamiento de Bacardí. Desde FUNSALUD se impulsó una iniciativa de atención a la salud que no es materia del documental evaluar, lo que “El Peor de los Mundos” hace es resaltar cómo desde FUNSALUD y el cuerpo de corporaciones y funcionarios agrupados a su rededor, se bloquearon las políticas de prevención que eran urgentes; muestra cómo desde este sector vinculado a FUNSALUD se impidió avanzar en políticas frente a los determinantes comerciales de la salud (tabaco, alcohol, comida chatarra y bebidas endulzadas, etc.), cómo esas políticas recomendadas por la Asamblea Mundial de la Salud, fueron ignoradas e, incluso, criticadas. Cómo desde el grupo que se conformó alrededor de esa institución se protegieron los intereses de esas corporaciones.

Cinco exsecretarios de salud se vincularon o mantienen su vinculación con esta institución. Las puertas giratorias entre FUNSALUD y el Gobierno estuvieron muy activas, bien aceitadas. Exdirectivos de FUNSALUD han pasado a ser Secretarios de salud, Secretarios de salud han formado parte de sus cuerpos de asesores, y muchos otros funcionarios han pasado de ocupar cargos y lugares en los cuerpos directivos y de asesores en FUNSALUD a ocupar cargos en el sector salud o viceversa. El documental muestra cómo, públicamente, estos funcionarios se pronunciaron en contra de las medidas que pudieran afectar a la industria del tabaco, de los alimentos y bebidas no saludables y se mostraron omisos para implementar políticas efectivas para enfrentar el consumo de alcohol y sus estrategias de mercadeo. De hecho, uno de ellos, como detalla el documental, realizó acuerdos con la industria del tabaco cuando México ya había firmado el Convenio Marco para el Control del Tabaco que establecía la prohibición de acuerdos con esa industria.

En FUNSALUD entró a jugar un papel determinante la mayor corporación de ultraprocesados en el mundo, Nestlé, cuyas prácticas antiéticas de comercialización provocaron la enfermedad y muerte de un número estimado en cientos de miles de bebés en países del llamado mundo “subdesarrollado”, lo que llevó a la Asamblea Mundial de la Salud a establecer el Código Internacional de Comercialización de Sucedáneos de la Leche Materna. A pesar de ese código, a más de 40 años de haberse establecido, Nestlé continúa con sus prácticas comerciales para mantener y aumentar el consumo de sucedáneos que significa reducir la lactancia materna y que, en comunidades de bajos ingresos, sin acceso a las condiciones de agua pura y esterilización de biberones, se provoquen infecciones, enfermedades e, incluso, la muerte. Sin ningún pudor, violando de múltiples formas el código, Nestlé continúa sus prácticas.

Desde el Fondo para la Nutrición de FUNSALUD, que no tuvieron reparo en llamarlo, oficialmente, Fondo Nestlé para la Nutrición, se desarrolló la crítica más férrea a las primeras recomendaciones para la población mexicana dirigidas a reducir el consumo de bebidas azucaradas. Estas recomendaciones fueron presentadas en un artículo científico en 2008 y constituyeron la base de la Jarra del Buen Beber. Las recomendaciones contenidas en la Jarra del Buen Beber, que se esperaba fueran difundidas entre la población mexicana como lo había sido el Plato del Buen Comer, quedaron guardadas, nunca fueron difundidas, ante la presión de la industria, encabezada por Nestlé a través de FUNSALUD.

Años después vendrían los datos de que los mexicanos éramos ya los mayores consumidores de bebidas azucaradas en el mundo, que nuestros niños y niñas tenían uno de los mayores índices de sobrepeso y obesidad, que el 70 por ciento de los azúcares en nuestra dieta provenían de las bebidas azucaradas y que alrededor de 40 mil personas mueren cada año por alto consumo de bebidas azucaradas. Pero, bueno, ni las recomendaciones para bajar su consumo se permitían, Nestlé, junto con Coca-Cola se movieron y bloquearon estas recomendaciones, tal como lo hacen ahora, Nestlé y Coca-Cola -junto con otras empresas como Bimbo- para, a través de amparos en la Suprema Corte, intentar retirar el etiquetado frontal de advertencia en los productos. Nestlé tiene un especial interés en volver a usar su ejército de personajes dirigidos a la infancia en los empaques de sus productos que tienen excesos de azúcares, grasas saturadas, sodio o edulcorantes no recomendados para niños, niñas y adolescentes.

De manera coincidente con el lanzamiento del documental “El Peor de los Mundos”, que muestra la captura de la política de salud pública que se venía dando en México por las corporaciones de los llamados determinantes comerciales de la salud, la prestigiada revista The Lancet, una de las mejor calificadas del mundo, presentará el 28 de marzo una serie, justamente, sobre los Determinantes Comerciales de la Salud. En esta serie, The Lancet aborda cómo estas corporaciones globales secuestran las políticas de salud pública a través de muy diversas estrategias.  El caso de México es, sin duda, un caso ejemplar sobre este secuestro y FUNSALUD forma parte de esta estrategia que fue exitosa durante sexenios.

Alejandro Calvillo

Sociólogo con estudios en filosofía (Universidad de Barcelona) y en medio ambiente y desarrollo sustentable (El Colegio de México). Director de El Poder del Consumidor. Formó parte del grupo fundador de Greenpeace México donde laboró en total 12 años, cinco como director ejecutivo, trabajando temas de contaminación atmosférica y cambio climático. Es miembro de la Comisión de Obesidad de la revista The Lancet. Forma parte del consejo editorial de World Obesity organo de la World Publich Health Nutrition Association. Reconocido por la organización internacional Ashoka como emprendedor social. Ha sido invitado a colaborar con la Organización Panamericana de la Salud dentro del grupo de expertos para la regulación de la publicidad de alimentos y bebidas dirigida a la infancia. Ha participado como ponente en conferencias organizadas por los ministerios de salud de Puerto Rico, El Salvador, Ecuador, Chile, así como por el Congreso de Perú. el foro Internacional EAT, la Obesity Society, entre otros.

Enlace a la fuente

Notas relacionadas

Terror minero en México – Michoacán es una muestra de la violencia y muerte que llevan mineras a comunidades

Portal Denuncias

Deuda de 150 mdp de Aeromar a empleados se cubrirá con embargo precautorio: STPS

Portal Denuncias

Donald Trump llama a Biden “enemigo del Estado” durante un mitin en Pensilvania

Portal Denuncias