Portal Denuncias
Sin categoría

La sostenibilidad y la vida interior de las personas

Si seguimos pensando que los problemas ambientales como la pérdida de biodiversidad y el cambio climático están “fuera” de nosotros, perderemos la posibilidad de descubrir y utilizar las poderosas soluciones que tenemos “dentro”. Foto: Cuartoscuro.

Por Matías Mastrangelo/Latinoamérica21

La crisis ambiental que atraviesa el mundo es consecuencia, en gran medida, de comportamientos individualistas que no tienen en cuenta el bienestar de la sociedad en su conjunto. Desde agricultores que utilizan agroquímicos de manera excesiva que contaminan el suelo y el agua hasta agentes inmobiliarios que deforestan para especular con el precio de la tierra y pescadores que no respetan las cuotas y zonas de veda, los ejemplos de decisiones que degradan el ambiente sobran.

Si bien cada vez hay más información que evidencia las consecuencias de estos comportamientos, la degradación de la naturaleza sigue y se acelera. ¿Por qué? Una posible respuesta es que no estamos atacando la raíz del problema. Como sociedad, seguimos empleando soluciones superficiales en lugar de buscar cambios profundos.

La investigación y gestión de la sostenibilidad ha fijado su atención en los procesos ecológicos, los mercados económicos, las estructuras sociales y las dinámicas políticas. Es decir, se ha centrado en factores que forman parte de la “realidad externa” de las personas y han desatendido e ignorado la profunda influencia y capacidad transformadora de la “vida interior” de la gente: sus emociones, valores, creencias e identidades.

Nuestro grado de conexión individual con la naturaleza, tanto física como psicológica, influye fuertemente en la forma en que la sociedad impacta sobre el ambiente. A pesar de ser una tendencia clara, solo recientemente estamos empezando a evidenciar de forma científica la pérdida de conexión con la naturaleza a escala global y sus consecuencias. Por ejemplo, la desconexión con la naturaleza nos priva de beneficios a la salud y el bienestar general, además de bloquear emociones, actitudes y acciones positivas de cuidado del ambiente.

Algunas prácticas ajenas a los círculos académicos, como las religiones, han prestado mucha mayor atención a la influencia que la “vida interior” de las personas tiene en la sostenibilidad que las mismas ciencias dedicadas a esta disciplina. El papa Francisco, por ejemplo, señala en su encíclica Laudato Si que “la crisis ecológica es un llamamiento a una profunda conversión interior”. Y de manera similar, en su Ética para el nuevo milenio, el dalái lama propone que una mayor atención a nuestra vida interior nos conduciría a una mayor felicidad y sentaría las bases para construir una comunidad global más ética y sostenible.

Las dimensiones de la “vida interior” de las personas han sido desatendidas por las ciencias de la sostenibilidad, en parte, porque los investigadores no pueden abordarlas desde la ciencia tradicional, es decir, como si fueran independientes del objeto de estudio. La investigación y gestión del vínculo entre las emociones, valores, creencias, identidades y las acciones sobre el ambiente requiere observar y monitorear nuestra propia vida interior en forma honesta y comprometida. Solo así podremos reflexionar sobre el porqué de nuestros comportamientos e identificar “quién” fomenta la sostenibilidad y quién no.

Debido a que las ciencias de la sostenibilidad no han tenido en cuenta la profunda relación entre la “vida interior” de la gente y el impacto de sus acciones, muchas de las políticas creadas no buscan desplazar los valores que subyacen a los problemas ambientales. Incluso, muchas de estas los incluyen en sus estrategias. Un ejemplo de esto son los incentivos fiscales para promover productos “verdes” o “sostenibles”, como autos eléctricos. Estas políticas apelan implícitamente a la codicia y al materialismo para cambiar el comportamiento de los consumidores.

Sin embargo, más allá de las carencias de las ciencias dedicadas a estudiar la sostenibilidad, hay signos de cambio en el horizonte que apuntan hacia un abordaje más integral y explícito de la “realidad interna” de la gente en busca de puntos de apalancamiento capaces de impulsar una transición hacia la sostenibilidad profunda y duradera.

Cada vez más investigadores señalan que la transición hacia la sostenibilidad no solo requiere conocimiento acerca de cómo funcionan los sistemas socioecológicos y cómo deberían ser para ser sostenibles, sino que también hace falta más conocimiento acerca de cómo conducir estos sistemas hacia estados más deseables. Por ejemplo, necesitamos entender si las políticas lograrán cambiar a tiempo la pérdida de biodiversidad fomentando cambios en los valores que las personas tienen sobre su relación con la vida silvestre (de dominancia a mutualismo) o si deben intervenir directamente sobre los comportamientos que impactan sobre la naturaleza (por ejemplo, incentivando la restauración de ecosistemas degradados).

Este tipo de conocimiento transformador es el que se comparte y promueve en espacios como el Congreso de Investigación + Innovación en Sostenibilidad (SRI) que se hará en junio en la Ciudad de Panamá. Allí se procurará generar un compromiso entre los investigadores y gestores de la sostenibilidad para comprender mejor no solo los procesos de transformación, sino también la forma en que estos pueden ser empleados.

Si seguimos pensando que los problemas ambientales como la pérdida de biodiversidad y el cambio climático están “fuera” de nosotros, perderemos la posibilidad de descubrir y utilizar las poderosas soluciones que tenemos “dentro”.

Matías Mastrangelo es biólogo y doctor en Estudios Ambientales, por la Universidad Victoria de Wellington (Nueva Zelanda). Investigador asistente en el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet), de Argentina.

www.latinoamerica21.com, medio de comunicación plural comprometido con la difusión de información crítica y veraz sobre América Latina. Síguenos en @Latinoamerica21

 

Latinoamérica 21

www.latinoamerica21.com, un medio plural comprometido con la divulgación de opinión crítica e información veraz sobre América Latina.

Enlace a la fuente

Notas relacionadas

VIDEO: Cámaras captan el secuestro de una joven en Morelos; su familia la busca

Portal Denuncias

La leyenda de Nahuani y Ahuilizapan, una historia del origen del Pico de Orizaba

Portal Denuncias

Un choque séptico acabó con la vida de “Chabelo”. Fue algo inesperado, revela su hijo

Portal Denuncias